Da Malaga a Detroit.

De Málaga a Detroit  Recuerdo de Fred Bongusto

Con la desaparición de Fred Bongusto (1935-2019) se va uno de los mejores cantantes melódicos de la historia de la canción italiana que, desde los clubs nocturnos, donde dio sus primeros y muy aplaudidos pasos, llegaría a conquistar la popularidad a nivel internacional, sobre todo en Sudamérica y Brasil, país que en un determinado momento de su carrera se convertiría en su segunda patria artística. Bongusto participó en todos los certámenes musicales más importantes de Italia, desde el Festival de San Remo (con cuatro presencias) hasta el de Nápoles; de Canzonissima a Un Disco per l’Estate, que ganó en 1966 con Prima c’eri tu. Admirador de la canción napolitana clásica desde siempre, Buongusto compondrá precisamente en napolitano dos de sus mayores éxitos, Doce doce y Frida, con los que hará revivir la época dorada de la canción partenopea de los años 50 para llegar a adaptar, también en napolitano, una de las obras maestras de la canción francesa, Les feuilles mortes, que se convertirá en Che sera triste, che chiaro ‘e luna. La televisión le otorgaría muchos de sus éxitos, así como el cine, para el que escribió un gran número de bandas sonoras, desde Malizia y Peccato veniale de Salvatore Samperi hasta Venga a prendere il caffè da noi de Alberto Lattuada. En definitiva, todo un protagonista de la canción italiana, al que recordamos por su timbre cálido y sensual, por la presencia de su voz y por la impecable elegancia con la que presentaba sus canciones, muy apreciada por el público, que siempre lo siguió con invariable afecto a lo largo de los años.