la scuola romana

En los primeros años setenta la canción italiana dio la bienvenida a la llegada de un grupo de cantautores romanos que dieron sus primeros pasos al Folkstudio, local histórico en el corazón de Trastevere donde años atrás se había exhibido un desconocido Bob Dylan. Por su gran afinidad estilística (Dylan, Cohen) e ideológica (la implicación política) se habló de ‘escuela romana’ de cantautores. Al nucleo originario se le añadió a la colección artista nativos o emigrados a la capital durante esos diez años.